Oferta
vulnerabilidad
Contribución
Gestión

Gestión

Colombia ratificó el Acuerdo de París del 2015 a través de la ley 1844 del 14 julio de 2017. El Acuerdo de París es el hito más grande y más reciente de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y su ratificación tiene efectos vinculantes sobre las acciones que el Estado colombiano decida implementar para gestionar el Cambio Climático en el país. En particular, el Estado colombiano ha comprometido ante el Acuerdo el logro de un conjunto de metas muy específicas en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y adaptación a los efectos del Cambio Climático. El conjunto de estas acciones y metas se denomina, en el argot de la CMNUCC, Contribución Nacionalmente Determinada (NDC por sus siglas en inglés).

No obstante lo reciente de lo que se plantea, el Estado colombiano, principalmente a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, ha venido desarrollando acciones estratégicas y articuladas con los demás sectores del Gobierno nacional y las entidades territoriales, orientadas a la gestión del Cambio Climático en el territorio colombiano. Existen múltiples antecedentes de esta gestión que datan desde al menos el año 2011 y que han significado el desarrollo de esfuerzos articulados de manera clara y significativa, siendo uno de los más recientes la inclusión dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, “Todos por un nuevo país”, de la estrategia Transversal de Crecimiento Verde, que define un conjunto de metas y compromisos relacionados con este tema, dentro de los cuales aparece puntualmente uno que es central: “Consolidar un marco de Política de Cambio Climático buscando su integración con la planificación ambiental, territorial y sectorial”.

Luego del desarrollo de varios esfuerzos orientados al cumplimiento de estos dos compromisos, Colombia cuenta hoy con una Política Nacional de Cambio Climático que fue adoptada en diciembre de 2016 por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y, a su vez, establecida en ese mismo mes por la Comisión intersectorial de Cambio Climático, que coordina la institucionalidad creada para la gestión del Cambio Climático en el país. La Política ofrece lineamientos de acción y define líneas estratégicas que tienen como propósito dar respuesta a lo que ha resultado a partir de la Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático, generada entre el 2015 y el 2017.





Colombia hace parte del mayoritario grupo de países que reafirma sus compromisos por el bien de las generaciones presentes y futuras. Adicionalmente, bajo el contexto de la implementación del Acuerdo de Paz, es inminente la necesidad de incorporar consideraciones de Cambio Climático en los instrumentos de planeación y ordenación del territorio, con el fin de propiciar un mejor uso y ocupación del suelo en las zonas rurales, pensando en la sostenibilidad de nuestras regiones en el mediano y largo plazo.

La implementación de la Política no es una responsabilidad que recae sólo en el Gobierno nacional, es una oportunidad para convocar a las autoridades territoriales, ambientales, al sector privado, a la academia y a la ciudadanía en general en torno a un reto en el que todos tenemos algo que aportar.

La implementación de la Política no es una responsabilidad que recae sólo en el Gobierno nacional, es una oportunidad para convocar a las autoridades territoriales, ambientales, al sector privado, a la academia y a la ciudadanía en general en torno a un reto en el que todos tenemos algo que aportar.

 

Calculadora de carbono