Consumo SAO

Gestion

       

 

 

 

Gestión

Los Planes Nacionales de Eliminación de sustancias agotadoras de la capa de ozono son las estrategias que diseña un país para el cumplimiento de los calendarios de eliminación de las sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO) controladas en virtud del Protocolo de Montreal. Los acuerdos plurianuales son herramientas utilizadas por el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal para financiar estos planes y lograr la reducción y eliminación de SAO en los sectores de consumo y producción en países en desarrollo (Países del Artículo 5).

El plan nacional de eliminación de los Hidroclorofluorocarbonos (HCFC) de Colombia se basa en las medidas de control establecidas por la Decisión XIX/6 del año 2007 del Protocolo de Montreal, que aceleró significativamente el proceso de eliminación de los HCFC y estableció un nuevo cronograma de eliminación de este grupo de sustancias, tomando como línea base el consumo promedio de los años 2009 y 2010. Las medidas de control para los HCFC consisten en la congelación del consumo al nivel de la línea base en el 2013 y la reducción del 10% para el 2015, 35% para 2020 y 62,5% para 2025. La última etapa busca eliminar el consumo de HCFC antes del 1º de enero de 2030, permitiendo un consumo anual del 2,5% de la línea base de cada país para servicios de mantenimiento durante el período 2030-2040.

 

CRONOGRAMA DE ELIMINACIÓN DEL CONSUMO DE SAO PARA COLOMBIA 

Consumo SAO = Producción SAO + Importaciones SAO – Exportaciones SAO

Para la eliminación del consumo de CFC y HCFC en el sector de refrigeración y aire acondicionado se han desarrollado, entre otros, dos importantes proyectos que tienen el propósito de reducir el consumo y la emisión a la atmósfera de los refrigerantes que afectan la capa de ozono y generan calentamiento global: Entrenamiento y certificación de técnicos de refrigeración y aire acondicionado y Red de recuperación, reciclaje y regeneración de refrigerantes

Entrenamiento y certificación de técnicos de refrigeración y aire acondicionado:

Este proyecto se realiza en alianza con el SENA y tiene por objetivo capacitar en Buenas Prácticas de Refrigeración a los técnicos que realizan labores de instalación y mantenimiento de equipos de refrigeración y aire acondicionado, así como promover la certificación de los técnicos en las Normas de Competencia Laboral (NCL) que han sido diseñadas para este sector, especialmente en la NCL 280501022 “Aplicar Buenas Prácticas en el uso de refrigerantes y lubricantes en instalaciones RC, según normatividad ambiental” (anteriormente conocida como “Manejo ambiental de sustancias refrigerantes utilizadas en los sistemas de refrigeración y/o aire acondicionado según la normatividad nacional e internacional).

Entre el 2006 y el 2015, se ha logrado la expedición de 7.586 certificaciones en la NCL 28050122, y la inclusión del requisito de la certificación en esta Norma en los procesos de contratación de técnicos que realizan mantenimiento de equipos de refrigeración en diversas entidades públicas y privadas.

 

Rede de recuperación, reciclaje y generación de refrigerantes

El objetivo de la Red es recuperar, reciclar, regenerar y reutilizar el gas refrigerante que ha sido usado en equipos de refrigeración y aire acondicionado, con el fin de reducir las emisiones a la atmosfera y disminuir el consumo de gas refrigerante virgen. Asimismo, pretende en un futuro abastecer o suministrar parte del consumo del gas refrigerante requerido por el país, especialmente HCFC-22, a medida que se disminuya la importación del mismo, en cumplimiento del cronograma de eliminación del consumo de SAO del Protocolo de Montreal.

El proyecto inició con la entrega de equipos y herramientas a talleres de mantenimiento de sistemas de refrigeración y aire acondicionado, con el fin de incentivar y generar la cultura de la recuperación y el reciclaje de gases refrigerantes. Posteriormente, se implementaron cinco (5) Centros de Regeneración de Gases Refrigerantes, ubicados en las principales ciudades del país, con el objeto de reprocesar aquellos gases refrigerantes contaminados recuperados por los técnicos y empresas beneficiarias. La última etapa del proyecto ha sido la consolidación de la red de recuperación, reciclaje y regeneración de gases refrigerantes en el país, mediante la implementación de dieciocho (18) centros de acopio capaces de entrelazar a los técnicos y talleres de mantenimiento de refrigeración que se encuentran en ciudades periféricas con los centros de regeneración ubicados en las grandes ciudades.

Durante el año 2014 se recuperaron en el país 36 toneladas de HCFC-22 y 22 toneladas de HFC-134a. Asimismo, se iniciaron las operaciones de regeneración, logrando la regeneración de 646 Kg de HCFC-22 y 205 Kg de HFC-134a. El inicio de las operaciones de regeneración a nivel nacional es paulatino y se ampliará a medida que se cumplan los requisitos legales para el funcionamiento de los centros de regeneración.